miercuri, 20 iulie 2011

Bósforo y Dardanelos


Los Dardanelos o estrecho de los Dardanelos es un estrecho ubicado entre Europa y Asia, llamado Çanakkale Boğazı en turco y Δαρδανέλλια en griego. Es el antiguo Helesponto de la Grecia clásica. Comunica el mar Egeo con el mar interior de Mármara y su archipiélago; mide 71 km de longitud, entre 1.600 y 6.500 m de anchura y tiene unos 50 m de profundidad media.
Del mismo modo que el estrecho del Bósforo divide la ciudad de Estambul entre los continentes asiático y europeo, el estrecho de los Dardanelos separa Europa (en este caso la península de Galípoli, Gelibolu en turco) y Asia. La principal ciudad que limita con el estrecho es Çanakkale, la cual toma su nombre de sus famosos castillos, kale significa "castillo"). El nombre de Helesponto con el que era conocido en la Grecia clásica significaba "Mar de Hele", por ser este el lugar en el que, según la mitología griega, Hele cayó mientras huía junto a su hermano Frixo a lomos del carnero del vellocino de oro. El nombre de Dardanelos deriva de Dardanus, una antigua ciudad frigia enclavada en la orilla asiática del estrecho.
El estrecho de los Dardanelos es un antiguo valle fluvial hundido durante el cuaternario. Dispone de costas poco accidentadas y en él abunda la pesca.
Historia
El estrecho ha tenido un papel estratégico en la historia. La antigua ciudad de Troya estaba situada cerca de la entrada occidental del estrecho y la costa asiática del estrecho y fue el foco de la guerra de Troya. Fue también el escenario de la legendaria historia griega de Hero y Leandro. El ejército persa de Jerjes I y posteriormente el ejército macedonio de Alejandro Magno cruzaron los Dardanelos en direcciones opuestas para realizar sus invasiones, en 480 a. C. y en 334 a. C., respectivamente.
Los Dardanelos fueron vitales para la defensa de Constantinopla durante el período bizantino, y a partir del siglo XIV fue controlado casi continuamente por los turcos.
Así mismo, durante la I Guerra Mundial tuvo lugar en 1915 la conocida batalla de Galípoli o de los Dardanelos, en el que un contingente de tropas británicas, francesas, australianas y neozelandesas intentaron, sin éxito, arrebatar el control del estrecho a los turcos.
n efecto, cuando abandonaron Tracia, Tifis puso el timón rumbo al este. Llegó un momento en que las costas de Asia y Europa se iban acercando entre sí cada vez más, hasta llegar al estrecho de las Rocas Azules.
Eran éstas dos enormes peñascos que no permanecían quietos, sino que iban y venían entrechocándose y aplastando todos los barcos que intentaban atravesarlas. Esta era la razón por la que ningún extranjero había podido llegar jamás a Cólquide.
Siguiendo las instrucciones de Fineo, cuando se aproximaron a las rocas fueron soltando palomas. Todas eran estrujadas por las rocas, hasta que una pudo cruzar volando entre ellas: era el momento que debía aprovechartambién la Argo para pasar.
El barco cruzó a salvo el estrecho y, desde ese momento, las rocas quedaron fijas para siempre.
Así fue cómo quedó abierto el estrecho de los Dardanelos, que separa el Mediterráneo del MarNegro. Años después, otros griegos fundaron allí la ciudad de Bizancio.
DARDANELOS – MARMARA – BOSFORO

Los Dardanelos o estrecho de los Dardanelos es un estrecho ubicado entre Europa y Asia, llamado Çanakkale Boğazı en turco y Δαρδανέλλια en griego. Es el antiguo Helesponto de la Grecia clásica. Comunica el mar Egeo con el mar interior de Mármara y su archipiélago; mide 71 km de longitud, entre 1.600 y 6.500 m de anchura y tiene unos 50 m de profundidad media.
Del mismo modo que el estrecho del Bósforo divide la ciudad de Estambul entre los continentes asiático y europeo, el estrecho de los Dardanelos separa Europa (en este caso la península de Gallípoli, Gelibolu en turco) y Asia. La principal ciudad que limita con el estrecho es Çanakkale, la cual toma su nombre de sus famosos castillos, kale significa “castillo”). El nombre de Dardanelos deriva de Dardanus, una antigua ciudad frigia enclavada en la orilla asiática del estrecho.
El estrecho de los Dardanelos es un antiguo valle fluvial hundido durante el cuaternario. Dispone de costas poco accidentadas y en él abunda la pesca.
El mar de Mármara (en turco, Marmara denizi; en griego, Μαρμαρα̃ Θάλασσα o Προποντίδα), también conocido como mar de Mármora, es un mar interior que separa al mar Negro del mar Egeo (y por lo tanto la parte asiática de Turquía de la parte europea) por el Bósforo y los Dardanelos.
Geografia
Situado entre los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, separa Estambul en su lado asiático y lado europeo. La superficie de este mar es de 11.350 km². El mar de Mármara tiene unas dimensiones de unos 200 km de largo por 75 de ancho. Tiene una media de profundidad de 494 m, alcanzando un máximo de 1.355 m en el centro. No tiene fuertes corrientes. La medida de salinidad es de 22 partes por mil. Se formó hace 2.500.000 años, en el último período del Plioceno. Es una zona de frecuentes seísmos.
Hay dos grupos de islas principales, denominadas Islas Príncipe y de Mármara. El último grupo es rico en mármol, y de ahí deriva el nombre del mar (mármaros significa «mármol», en griego).
Historia
La falla del Norte de Anatolia, que ha provocado varios de los terremotos más devastadores en Turquía, como el terremoto con epicentro en Izmit de 1999, discurre bajo el Mar de Mármara.
La Propóntide (Προποντίς, -ίδος, de pro, «antes/anterior» y Pontos, «mar») era el nombre que los antiguos griegos otorgaron a dicho mar, porque les permitía acceder al Ponto Euxino (Mar Negro).
Las principales ciudades de la Propóntide eran Bizancio y Calcedonia, en el estrecho del Bósforo. Las regiones bañadas por este mar eran, en la costa asiática, Misia al sur y Bitinia al norte, y en la costa europea, Tracia.
Origen mitológico
Según la tradición, el nombre de Bosforo significa “vado de vaca” en honor al mito de Ío. En uno de los conocidos escarceos amorosos de Zeus, el Dios fijó su deseo en Ío, hija del río Ínaco y de la Ninfa Melia. Su belleza era extraordinaria. Zeus, conociendo las represalias de su esposa Hera, convirtió a Ío en vaca para protegerla de sus intrigas.
Pero Hera no era fácil de engañar y envió un tábano para que atormentara a la vaca con sus picaduras. Torturada por las picaduras, ío emprendió un peregrinaje sin tregua que acabó en Egipto donde recuperó su forma humana y dió a luz al hijo de Zeus que fundaría Menfis. Ío pasó de Europa y Asía cruzando las aguas del Bosforo, bautizando el canal.
Existen otras explicaciones del origen del Bosforo que se alejan de la mitología. También se dice que significa vado de Buey porque se podía atravesar en la antigüedad empleando una barrica de cuero de buey. La imaginación se alimenta más fácilmente con el origen mítico.
El mito de Ío no es el único que se escenifica en el Bósforo.
Jasón y los Argonautas también dejaron su huella en el canal turco. Cuenta el mito que en la desembocadura del mar negro se encontraban las Simplégades, dos islotes que se desplazaban caóticamente impidiendo la navegación por aquellas aguas. Jasón y sus argonautas consiguieron vencer a las Simplégades continuando su búsqueda del Vellocino de oro.

Estrecho del Bosforo

El Estrecho del Bosforo junto al de los Dardanelos, son los puntos geoestratégicos más relevantes de Turquía. Paso obligado para todas las rutas marítimas de aquellos países bañados por las aguas del Mar Negro

El Estrecho del Bósforo es el límite natural que tradicionalmente ha dividido Europa y Asia. Un canal de más de 30 kilómetros que atraviesa Estambul y conecta el Mar Negro con el Mar de Marmara. Su anchura oscila entre los 650 metros en su tramo más angosto, en el área que preside la fastuosa Fortaleza de Rumeli, y más de 3500 metros en la franja que conecta con el Mar Negro
En la mitología griega, las Simplégades, también conocidas como Rocas Cianeas o Rocas coincidentes, eran un par de escollos que flotaban y entrechocaban aleatoriamente. Los argonautas fueron los primeros que consiguieron superar con éxito este obstáculo, aunque habrían muerto aplastados por las rocas si no hubiera sido por el consejo de Fineo: Eufemo dejó una paloma volar entre las rocas, que perdió solamente las plumas de su cola. Los argonautas entonces remaron poderosamente para conseguir pasar, perdiendo solamente parte del ornamento del barco. Después de eso, las Simplégades dejaron de moverse y permanecieron inmóviles. A menudo suelen situarse geográficamente estas rocas en el estrecho del Bósforo.


Niciun comentariu:

Trimiteţi un comentariu